La Reforma Educativa tenía como propósito liquidar los derechos laborales del magisterio: Noroña

  • El problema no son las evaluaciones, es la campaña canalla, perversa, de desprestigio, de odio, que se generó contra los docentes

  • Los Cendis son el mejor ejemplo de que se puede dar educación pública de calidad

A nombre del GPPT, durante la tercera participación en la comparecencia con el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, en la Cámara de Diputados, el legislador por la Ciudad de México, Gerardo Fernández Noroña, aclaró que la reforma educativa tenía como propósito privatizar la educación pública y liquidar los derechos laborales del Magisterio.

“Nadie se opone a la evaluación. De hecho, este gobierno fue evaluado y se va, como ya lo he dicho, al basurero de la historia. No, el problema no son las evaluaciones, es toda la campaña canalla, perversa, de desprestigio, de odio, que se generó contra los docentes; se les hizo responsables de la calidad de la educación, cuando los normalistas son formados por el Estado”, explicó.

El petista dijo que el actuar de los funcionarios está lleno de cinismo. “Si de verdad les preocupaba la educación del país, por qué 36 por ciento de las escuelas carecen de drenaje; 24, carecen de red pública de agua; 10 por ciento de las escuelas del país no tienen baño, los niños no tienen baño; 8 por ciento no tienen energía eléctrica.

Agregó que 15 por ciento no cuentan con sillas, los niños toman las clases sentados donde puede; 10 por ciento no tienen pizarrón, hablan de la preocupación de la calidad educativa y existen escuelas sin pizarrón; en 20 por ciento los profesores carecen de silla y escritorio; 59 no tienen salida de emergencia; 40% no tienen computadora; y estos datos no incluyen a estados tan pobres como Chiapas, Oaxaca y Michoacán.

Fernández Noroña resaltó que el Partido del Trabajo impulsó los Centro de Desarrollo Infantillos (Cendis) y éstos son el mejor ejemplo de que se puede dar educación pública de calidad. “En ellos a los niños les dan de desayunar, de comer, de almorzar, de merendar”.

Hay escuelas hasta con alberca, abundó, tienen médicos, son revisados los niños. Ahí está. Se hace con muy poco dinero, con mucho amor, con mucho servicio, con mucho compromiso y con preocupación por la niñez mexicana, y no como este gobierno que lo único que piensa es en negocios, en dinero, en hacerse cada vez más rico.

Expresó que con la Cuarta Transformación se servirá al pueblo verdaderamente. “Sí, vamos a cambiar a la Nación, no habrá ni un niño ni una niña trabajando, todos irán a la escuela y llegaremos a darles de desayunar, de comer, de almorzar en las escuelas públicas del país”.