Ni daños ni abusos con la reforma a CFE, subraya el Presidente

Con la reforma constitucional en materia eléctrica “nadie saldrá perjudicado”, dijo ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, al manifestar su confianza en que el mes entrante se vote y se apruebe en los términos enviados por su gobierno al Congreso de la Unión.

Para sustentar su afirmación, señaló que la iniciativa dejará a los particulares 46 por ciento del mercado, equivalente a toda la energía eléctrica de Argentina, y el resto lo operará la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De tal forma desmintió pérdidas millonarias para los inversionistas, aunque al mismo tiempo dejó en claro que no habría compensaciones por la cancelación de contratos del modelo de autoabasto porque éstos son leoninos, recalcó.

“Acerca de las pérdidas millonarias, es lo mismo, eso lo sostienen los que mantienen privilegios ahora porque reciben subsidio y no quieren perder los privilegios”, aseveró.

–También lo ha dicho el senador (morenista) Ricardo Monreal…

–Pues está desinformado, porque no hay pérdidas; al contrario, gana el pueblo de México. Y cualquier diputado, cualquier senador, cualquier legislador debería de estar pensado en lo que le conviene al pueblo.

–¿No se pagarían a empresas posibles indemnizaciones o multas?

–No, no, no. Y siempre amenazan y van a acusarnos al extranjero.

Como ejemplo de lo anterior, relató que en el proceso de compra de la refinería Deer Park, ubicada en Texas, el gobierno mexicano ya tenía el aval de los departamentos de Estado y del Tesoro, pero los opositores hacían politiquería desde la Secretaría de Energía estadunidense.

Sin embargo, al final no prosperaron los intentos, aunque siempre advierten que el país tendrá sanciones o que violará el tratado comercial de América del Norte.

“Nada de eso, estamos combatiendo la corrupción. El gobierno de Estados Unidos no va a defender a corruptos. Y si el gobierno de Estados Unidos defiende a corruptos, nosotros no. Así de sencillo. Ya México no es tierra de conquista, a robar a otra parte.”

Previamente, celebró que el debate en torno a la iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica ya esté en la recta final, que servirá para devolverle fuerza a la CFE, para revertir el camino de privilegios a empresas privadas.

Si no se aprueba la reforma, advirtió, serán las compañías las que fijen los precios “y nos va a pasar lo que está sucediendo en España. No estoy inventando nada. Como allá dominan esas empresas, la gente ya no aguanta, porque no tienen para pagar la luz”.

Ante los recientes comentarios del embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, en el sentido de que hay temor de afectaciones a inversionistas por la reforma, el mandatario dijo:

“Yo respeto mucho al embajador, respeto su opinión, pero nosotros tenemos una postura que vamos a defender y los legisladores son los que van a decidir.”

Señaló que una vez que se apruebe la reforma se sabrá qué contratos podrían ser modificados, por lo que envió un mensaje a los empresarios: “Ya no son los tiempos de antes, hubo cambios. No quiso el pueblo que ganaran los otros partidos con los que competimos (en 2018)… Si nosotros hubiésemos dicho en campaña que no iba a haber cambios, pues entonces a lo mejor (ahora) se llamarían a engaño”.

(Con información de Fabiola Martínez)