Reformas a la Ley General de Salud, aún son insuficientes para disminuir obesidad y sobrepeso

• Ello debido a la enorme publicidad que existe sobre bebidas y alimentos con alto contenido calórico, consideró la diputada María Antonia Cárdenas Mariscal.

• “Llegó el momento de controlar a las grandes empresas nacionales y extranjeras para disminuir el consumo de productos nocivos para la salud”, señaló.

Aunque ahora el Sistema Nacional de Salud estará obligado a promover la activación física para disminuir la obesidad, el sobrepeso y los trastornos de la conducta alimentaria, dicha medida todavía resulta insuficiente para resolver esta problemática a nivel nacional, debido a la enorme publicidad que existe sobre bebidas y alimentos con alto contenido calórico.

Así lo señaló la diputada María Antonia Cárdenas Mariscal, quien opinó que si bien las reformas a la Ley General de Salud representan un avance, es necesario que el Estado atienda de fondo las causas de la obesidad y el sobrepeso.

“Llegó el momento de controlar a las grandes empresas nacionales y extranjeras para disminuir el consumo de bebidas y alimentos nocivos para la salud. Sin duda, se debe restringir la publicidad de bebidas endulzadas y alimentos con exceso de calorías dirigida sobre todo a los menores de edad”, exigió la legisladora federal de Morena.

Recordó que el pasado 13 de febrero, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la minuta que remitió el Senado de la República, con la que se reforma y adicionan los Artículos 272 bis 4 y 272 bis 5 de la Ley General de Salud al respecto.

Explicó que además de que el Sistema Nacional de Salud promoverá la activación física, las instituciones públicas del sector integrarán la cirugía bariátrica como tratamiento de la obesidad mórbida y otras enfermedades relacionadas con ésta.

También detalló que los candidatos a cirugía bariátrica deberán cumplir con determinados criterios de selección, de acuerdo con las normas y protocolos de salud en la materia, mientras que las instituciones de salud pública y privada deberán contar con la infraestructura multidisciplinaria adecuada para esos procedimientos de alta complejidad.

Cárdenas Mariscal sostuvo que mientras el salario mínimo no aumente, fracasarán las campañas de difusión para lograr que la población tenga acceso a una alimentación, suficiente, nutritiva y de calidad, y así evitar las enfermedades alimentarias.

En ese contexto, dio a conocer que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en adultos, y que en los últimos 10 años la población que la padece se incrementó en tres por ciento.

Es claro, subrayó, que esta enfermedad es uno de los principales problemas de salud pública y predispone a las enfermedades crónicas degenerativas no transmisibles como la diabetes, la insuficiencia renal y cardiaca, así como padecimientos del hígado.

La también Secretaria de la Comisión de Derechos de la Niñez aseveró que cuando una familia no tiene los ingresos suficientes, consume alimentos con elevada cantidad de energía y baja calidad nutricional, problemática que urge revertir.

“Los mexicanos de menores recursos consumen en forma excesiva alimentos hipercalóricos, ricos en carbohidrato, grasa, sal y azúcar, así como refrescos y bebidas de alta densidad energética. La pobreza es la principal causa de las enfermedades como la desnutrición y la obesidad”, denunció.