Hacer frente a Trump, piden gobernadores

Los mandatarios fronterizos de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) rechazaron presiones contra inversionistas nacionales y extranjeros, y exigieron al gobierno federal que adopte medidas para defender los derechos humanos de los migrantes ante la amenaza expresa del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

También pidieron que se implemente un programa emergente para el desarrollo integral en la franja fronteriza, fortalecer las organizaciones no gubernamentales que brindan atención a los migrantes, crear un ‘‘fondo de fronteridad’’ y no reducir los fondos de seguridad e incrementar el presupuesto para atención de migrantes.

Lo anterior se acordó durante la segunda mesa de trabajo realizada ayer en esta frontera, a la que acudieron los gobernadores de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; Chihuahua, Javier Corral Jurado; Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, y Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, así como Graco Ramírez, de Morelos y presidente de la Conago. Como invitado asistió Ardelio Vargas Fozado, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM).

Asimismo, demandaron la creación de un programa emergente específico para el desarrollo integral de la región, promover que los consulados mexicanos incrementen acciones de apoyo a migrantes y connacionales y fortalecer a las organizaciones civiles dedicadas a la atención de ciudadanos en tránsito a ambos lados de la frontera.

El gobernador anfitrión, García Cabeza de Vaca, dijo que la frontera norte de México requiere de acciones que permitan condiciones para mejorar la calidad de vida de los habitantes de esa región.

Los gobernadores emitieron un documento con 12 acuerdos, entre los que destaca la ratificación de los resultados emanados de la mesa de trabajo denominada Análisis de la situación migratoria actual en la frontera norte del país, realizada el 9 de diciembre de 2016 en Mexicali, Baja California.

Además, la creación de una alianza política de los mandatarios para demandar al gobierno federal su cooperación inmediata en los asuntos migración, crimen organizado, seguridad, costos de energía eléctrica, combustibles derivados del petróleo, carestía de productos básicos, derechos humanos, salud y vivienda.

Finalmente, advirtieron sobre la amenaza del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la deportación masiva de millones de connacionales y la vulnerabilidad de los derechos humanos.