Empresarios, sindicatos y Gobierno de México se preparan para el Futuro del Trabajo

Para hacer frente al futuro del trabajo lo que México requiere es capacitación en tecnologías y certificación, a fin de que en la cuarta revolución industrial el país pueda tener una fuerza laboral 4.0, con salarios dignos y colocada al centro de las políticas de la justicia social como producto del diálogo tripartito, plantearon líderes sindicales y empresarios, tras participar el Foro Tripartito Nacional para la Discusión sobre el Futuro del Trabajo.

Al concluir el foro organizado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) dentro de los festejos del Centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Director General de la OIT, Guy Ryder, afirmó que el reto más importante es tomar en cuenta que “el futuro no está hecho para nosotros, somos nosotros los que tenemos que construirlo con las tecnologías, no contra ellas”.

Comentó que “mucha gente se siente amenazada en su trabajo por la innovación tecnológica pero la realidad es que ello nos ofrece grandes oportunidades. La cuestión está en saber si seríamos capaces de aprovechar estas oportunidades creando nuevas tecnologías de calidad y haciendo que sirvan para que se haga justicia social, que puedan poner a las personas en el centro de las políticas”.

El senador Carlos Aceves del Olmo, secretario General de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), dijo que el reto no sólo es para los empleadores sino también para los sindicatos, el gobierno y los trabajadores.

“El gobierno está obligado a darle capacitación a la gente y los empresarios adiestrarlos adecuadamente, pagarles buenos salarios, y nosotros los sindicalistas defender los derechos plasmados en la ley y lo que tenemos ganado en los contratos colectivos de trabajo”.

En el Museo Nacional de Antropología y por separado Martín Esparza Flores, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) destacó la importancia del trabajo decente establecido en la Constitución Política en su artículo 123, considerado un triunfo en el proceso de la Revolución Mexicana, al señalar que son las formas de contratación del personal y la mejora del salario de los trabajadores las prioridades legales.

Explicó que en los últimos años hubo un deterioro por la falta de observación y de aplicación de lo que establece la propia legislación mexicana.

Respecto a los retos del mundo laboral frente a los avances tecnológicos, afirmó que “las propias empresas, los sindicatos y los trabajadores tenemos que observar hasta dónde debe llegar el desarrollo tecnológico, sus implicaciones y los cambios que se deben impulsar en la formación, certificación y capacitación de los propios trabajadores”.

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), Francisco Cervantes Díaz, dijo que las empresas que conforman ese organismo trabajan en diversos foros para poder capacitar y tener una fuerza laboral mexicana digitalizada, “para la cuarta revolución industrial tenemos que tener una fuerza laboral 4.0 pero con capacitación y educación”.

El presidente de la comisión del trabajo de la Concamin, Octavio Carvajal Bustamante comentó que para avanzar hacia un trabajo decente y enfrentar los retos tecnológicos debe plantearse una fórmula positiva.

El reto es “cómo crear en las empresas la conciencia de lo que está enfrente, capacitar a los empresarios en el nuevo esquema y obviamente traducir esto en beneficio de los trabajadores de todos los niveles para que, tanto ellos como los directivos tengan la oportunidad de incorporarse a nuevos sistemas y, obviamente, tener mejores oportunidades de ingresos y tranquilidad social para nuestro país”.

Rodolfo González Guzmán, secretario General Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), comentó que es importante fortalecer la alianza tripartita para el trabajo decente, para “arribar a la justicia social”.

Celebró que la OIT haya creado la Comisión Mundial para el Futuro del Trabajo y “dentro de ésta se están llevando a cabo una profunda revisión para arribar al trabajo decente, dentro del tripartismo, teniendo como importante herramienta el diálogo social. Eso permitirá dar un trabajo decente, con seguridad social, y buenos salarios a la clase trabajadora”.