El programa Sembrando Vida promueve la reforestación y restauración productiva

Reafirmamos que la política de la Secretaría de Bienestar bajo ningún motivo busca propiciar la destrucción de selvas, bosques o plantaciones.

En relación con la nota publicada el día de hoy en el periódico Reforma, bajo el título “Deforestan… ¡para forestar!” firmada por Evlyn Cervantes, la Secretaría de Bienestar informa que el propietario del predio derribado en la Sierra del Totonacapan no está registrado en la base de datos del programa Sembrando Vida, y el motivo de derrumbe de sus cultivos no tiene correspondencia con el trabajo de los técnicos del programa. 

Reafirmamos que la política de la Secretaría de Bienestar bajo ningún motivo busca propiciar la destrucción de selvas, bosques o plantaciones (cacaotales, cafetales y otros). Por el contrario, su intención es contribuir al bienestar de los propietarios de los predios, de manera que, mediante la aportación económica del Gobierno de México y la labor de los campesinos, se construya un esquema productivo que redunde en el beneficio de los mismos. 

Pablo Santiago Cabrera, facilitador de Sembrando Vida en el municipio de Coyuca, Veracruz, sostuvo una reunión con los sembradores de la región que trabajan bajo su coordinación, mediante la cual se confirmó que ninguno de los productores en cuestión ha llevado a cabo la destrucción de sus terrenos. 

Respecto a la declaración de la asociación Calixaxan, la cual afirma que los terrrenos potenciales para participar en Sembrando vida son acahuales o potreros, o aquellos en situación de abandono, subrayamos que, como parte del informe que el facilitador Santiago Cabrera compartió el pasado 14 de marzo, se confirmó que los campesinos que trabajan en la región veracruzana se encuentran en esta condición. 

Asimismo, el informe aludido cuenta con el testimonio de Miguel García Jimpenez, propietario del terreno mostrado en el video complementario a la nota, quien aseguró no formar parte del programa Sembrando Vida, y señaló haber realizado la práctica de roza, tumba, debido a que su terreno consistía en un cafetal viejo que no generaba ingresos para la subsistencia de su familia, por lo cual decidió sembrar pipián y maíz. García Jiménez dio testimonio de lo anterior también a través de un video grabado en su propiedad que estará disponible el día de mañana. 

Como se ha expuesto, las declaraciones realizadas en la publicación, así como las señaladas por la asociación Calixaxan, no se apegan al espíritu del programa Sembrando Vida ni al de los productores y técnicos que forman parte del mismo. El objetivo del programa es la recuperación del campo mexicano y la generación de empleos para los campesinos, con la finalidad de construir un entorno de bienestar en el país, sobre todo en contextos de pobreza rural.