Senado ratifica por unanimidad Convenio 98 de la OIT

  • Relativo a la Aplicación de los Principios del Derecho de Sindicación y de Negociación Colectiva. 
  • Busca regular que las organizaciones de trabajadores y de empleadores gocen de una adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas respecto de las otras.

El Pleno del Senado de la República ratificó por unanimidad el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), relativo a la Aplicación de los Principios del Derecho de Sindicación y de Negociación Colectiva, adoptado en Ginebra, el 1 de julio de 1949.

En votación nominal, por 78 a favor y cero en contra, aprobó el instrumento internacional que establece que los trabajadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo.

Dicha protección deberá ejercerse especialmente contra todo acto que tenga por objeto sujetar el empleo de un trabajador a la condición de que no se afilie a un sindicato o a la de dejar de ser miembro de un sindicato.

O cuando se despida a un trabajador a causa de su afiliación sindical o de su participación en actividades sindicales fuera de las horas de trabajo o, con el consentimiento del empleador, durante las horas de trabajo.

Asimismo, busca regular que las organizaciones de trabajadores y de empleadores gocen de una adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas respecto de las otras, ya sea que se realice directamente o por medio de sus miembros, en su constitución, funcionamiento o administración.

El dictamen puesto a consideración de la Asamblea, elaborado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, señala que el contenido del Convenio 98 es congruente con lo establecido en el texto reformado de la Ley Federal del Trabajo, en noviembre de 2012.

El documento y la firma del Ejecutivo Federal, fueron recibidos en el Senado de la República el 1 de diciembre de 2015, y fue turnado a las comisiones unidas de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales, de Relaciones Exteriores y de Trabajo y de Previsión Social de la LXIII Legislatura para su análisis.

Sin embargo, no fue dictaminado, por lo que la Mesa Directiva de la LXIV Legislatura  propuso retomar la ratificación del instrumento internacional, y como no han sido constituidas las comisiones ordinarias del Senado, se aprobó discutirlo directamente en el Pleno.

Posicionamiento de los Grupos Parlamentarios

A nombre de Morena, el senador Napoleón Gómez Urrutia dijo que este convenio ya ha sido suficientemente discutido, “no se quería que se aprobara y ratificara”. Destacó que para el movimiento obrero se hace historia con esta aprobación; “es cambiar la nueva situación política, económica y social de México”.

Aseveró que con la aprobación se hace un acto de justicia porque la ratificación había sido pospuesta por años porque hay muchos intereses creados, que han fomentado la explotación de la mano de obra en México de manera injusta, con prácticas esclavizantes, de protección patronal a espaldas de los trabajadores; estos actos degradantes, agregó, es algo que no se puede permitir ya, han cambiado las circunstancias y tenemos que cambiar esto de fondo.

El senador Carlos Aceves del Olmo, del PRI, expresó su convicción a favor de la ratificación, por contener derechos fundamentales de la clase trabajadora, en materia de la libertad de afiliación y negociación colectiva.

La senadora Patricia Mercado subrayó que no se puede combatir la desigualdad si no se dignifica el trabajo. El Convenio, agregó, garantiza que los trabajadores y trabajadoras tengan derecho a elegir su sindicato, propiciando la competencia sindical.

La senadora de Movimiento Ciudadano aseguró que la libertad sindical jalará hacia arriba salarios, prestaciones y derechos de trabajadores en la contratación colectiva. Asimismo, puntualizó que el sector empresarial ha solicitado al Senado que se escuche su opinión respecto al Convenio.

La senadora del Grupo Parlamentario del PT, Nancy de la Sierra, estableció que existe la obligación de dar respuesta a miles de trabajadores que pusieron su voz en los senadores, particularmente en los de la izquierda, que abanderan los derechos laborales.

El Convenio 98 de la OIT se encuentra en el Senado, para su aprobación, desde 2015, por lo que ya no debe esperarse más, pues México vive gracias a los trabajadores y se debe garantizar que los salarios y prestaciones sean de acuerdo con sus necesidades, dijo.

La senadora Marcela Mora, del Grupo Parlamentario de Encuentro Social, comentó que los trabajadores tienen derecho a agremiarse y al ejercicio de la solidaridad, y la ratificación del Convenio 98 es un asunto de justicia social.

El Convenio 98 de la OIT aprobado por el Senado, fue remitido al Ejecutivo Federal.