Presidente firma decreto para convertir penal de Islas Marías en centro cultural

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto por el que instruye convertir el penal de las Islas Marías en el Centro de Educación y Transformación y Capacitación para niños y jóvenes, ‘Muros de Agua, José Revueltas’.

En este sitio convivirán las artes, la cultura, la historia y el deporte. Entre otras actividades, habrá puestas en escena, talleres, senderismo, avistamiento y monitoreo de fauna, que también podrán disfrutar las personas de la tercera edad.

En conferencia de prensa matutina el jefe del Ejecutivo dijo que la prisión que data de los tiempos de Porfirio Díaz pasará a ser una isla para la libertad, la recreación, el disfrute, el cuidado y amor a la naturaleza.

Explicó que las secretarías de Medio Ambiente y de Marina, trabajan en el plan para trasladar a los visitantes a los campamentos una vez que concluya la reconstrucción de la isla luego de que ésta resultó con daños materiales por el Huracán Willa.

Indicó que la decisión de cerrar el penal está llena de simbolismo y representa un reconocimiento a los derechos humanos. Aseguró que se acabaron los castigos que atentan contra la dignidad humana.

“Si tenemos una mejor sociedad, no habrá necesidad de cárceles. Debemos tener más escuelas y menos prisiones”, afirmó.

Ayer el presidente viajó a las Islas Marías junto con los secretarios de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González Blanco, y de Turismo, Miguel Torruco Márquez.

Asistieron también el responsable del Sistema Federal Penitenciario, Francisco Garduño; el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas; y los gobernadores de Nayarit, Antonio Echeverría, y de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel.

Ahí, convivió con los internos y atestiguó las labores que llevan a cabo durante su proceso de reinserción: desde la producción acuícola, hasta actividades artísticas.

Actualmente el penal tiene una población de 600 personas privadas de su libertad consideradas de baja peligrosidad.

El presidente anunció que como parte de la transformación de la prisión en un centro cultural, se liberará a más de 200 internos, mientras que el resto serán reubicados en penales cercanos a sus domicilios con una posible reducción de condena.

Dijo que la decisión fue bien recibida por todos, incluidos los custodios que laboran en las Islas Marías.