Inversión y producción, ejes del Plan Nacional de Hidrocarburos

Cd. del Carmen, Campeche. La meta del Gobierno de México en materia de hidrocarburos es alcanzar una producción de más de dos millones 400 mil barriles de petróleo diarios para cuando finalice el sexenio, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al presentar el Plan Nacional para la Producción de Hidrocarburos en Ciudad del Carmen Campeche, el titular del Ejecutivo aseguró que se trata de una estrategia realista que incluye la participación y experiencia de trabajadores petroleros en activo, de planta, transitorios y jubilados de Pemex.

“Es un momento decisivo en la historia de nuestro país y en la historia de la explotación petrolera. No exagero. Es algo parecido a lo que tuvo que hacerse en 1938. Es un nuevo rescate de Petróleos Mexicanos”, subrayó.
Sostuvo que también las empresas forman parte fundamental del desarrollo de la industria petrolera en áreas como la exploración, perforación, refinación y transformación del petróleo.

“Vamos a invertir donde sabemos que hay petróleo y que nos cuesta menos extraerlo. Por razones inexplicables, a veces la inversión pública se orienta a donde no hay petróleo o es escasa la rentabilidad donde no hay negocio para la nación, aclaro. Ahora vamos a invertir en exploración, en perforación de pozos, en tierra y en aguas someras de Veracruz, de Tabasco, de Campeche”, abundó el presidente.

Remarcó que de este plan depende la posibilidad de producir gasolinas, además de reparar, mejorar y modernizar seis refinerías, así como construir la nueva Refinería de Dos Bocas.

“Por eso, qué bien que tenemos esta meta de producir, a finales del sexenio, dos millones 400 mil barriles diarios. Con eso es suficiente, manteniendo las reservas, porque el petróleo, además de ser un recurso no renovable, pertenece también a las generaciones futuras y no lo podemos nosotros explotar de manera irracional”, expresó.

El presidente se pronunció a favor de recuperar el Complejo Cantarell a partir de labores de investigación e indicó que aunque “puede llevarnos tiempo, puede ser que tardemos tres años, seis años, pero le dejamos a los nuevos gobiernos una posibilidad de explotación a futuro”.

“Estamos hablando del campo más productivo posiblemente del mundo y, al mismo tiempo, el campo más mal explotado del mundo. Por eso, es una tarea para técnicos, para especialistas, para el Instituto Mexicano del Petróleo y que podamos seguir beneficiándonos con Cantarell”, agregó.