Denuncia Noroña plan de Sedena para privatizar campo militar junto a Santa Fe

El activista acusó que se intenta entregar una zona federal con monumentos históricos a inmobiliarias.

El activista Gerardo Fernández Noroña denunció este jueves que el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos, pretende privatizar una zona militar asentada de una superficie superior a los 8 millones de metros cuadrados en Ciudad de México.

Se trata, indicó el ex diputado federal, de un proyecto denominado “Transformación y Modernización de la Industria e Infraestructura Militar”, que mudará varias instalaciones como fábricas, oficinas y cuarteles al estado de Puebla, para luego permitir la venta de los terrenos donde actualmente se encuentran los complejos, en la zona de Constituyentes y muy cerca de Santa Fe, una de las áreas con mayor plusvalía en la ciudad.

“Lo que en realidad se pretende es vender un área privilegiada por su ubicación  y muy importante donde está el Campo Militar 1-F, en Santa Fe”.

El plan, indicó, está tan avanzado que el secretario de Estado ya colocó la primera piedra de lo que será el nuevo complejo en Puebla, en compañía del gobernador Antonio Gali, el pasado 12 de septiembre.

Además, indicó que la zona militar de Constituyentes cuenta con “un monumento histórico del Siglo XVIII que es la Real Fábrica de Pólvora”, construido desde la época de la Colonia.

Si se desincorpora la zona federal y se permite la construcción de vivienda y oficinas, advirtió, se perdería un área verde patrimonio de todos los capitalinos y mexicanos, además de que se generaría un problema importante de movilidad en una zona ya de por sí al borde del colapso.

Para probar sus dichos, Fernández Noroña reveló una serie de documentos de la Sedena relacionados al proyecto, uno de los cuales reconoce que “se considera que al realizar un desarrollo inmobiliario en el predio se va a incrementar la problemática de movilidad en el área”.

“Ésta situación”, se lee en el texto, “se debe tratar de solucionar en el momento en que los inversionistas ganadores de la licitación presenten al gobierno de la ciudad los proyectos que pretendan realizar (pues) incluir este problema antes de la venta se reflejaría en un decremento del valor del inmueble”.