72 % de la población ve a EPN como un “corrupto”; 8 de cada 10 mexicanos rechazan su gestión

unnamed (5)A lo largo de estos casi 4 años de gobierno, Enrique Peña Nieto ha acrecentado el rechazo de los mexicanos, derivado de los escándalos en los que él y su esposa Angélica Rivera han sido evidenciados ignorancia, corrupción y en esta última ocasión plagio.

Por lo que hoy podría ser uno de sus peores momentos al frente de la presidencia de este país, puesto que sólo dos de cada 10 ciudadanos aprueba su gestión y el 72 % de la población lo ve como un “corrupto”.

Por lo que el 14 de agosto, mexicanos radicados en Nueva York se unieron a una campaña para que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) integre una Comisión Internacional de Justicia y Verdad en este país, como se realizó en Guatemala, donde se logró el encarcelamiento del ex presidente, Otto Pérez Molina y su vicepresidenta, Rossana Baldetti Elías, acusados de corrupción.

En meses pasados Peña Nieto “pidió perdón” a los mexicanos por la compra de la Casa Blanca, por más de 7 millones de dólares por parte de su esposa en 2014, a un contratista del gobierno, sin embargo lejos de alcanzar el visto bueno de los mexicanos por su acción, se provocó aún más la desaprobación.

Semanas más tarde The Guardian publicó que la primera dama, Angélica Rivera Hurtado, había aceptado que un “potencial” contratista del gobierno y hermano de una ex contratista y ex funcionario de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), pagará 30 mil dólares por los impuestos de un departamento de su propiedad en una exclusiva zona de Miami, lo cual Peña minimizó al calificarlo de”un favor entre amigos” y aseguró que el dinero ya había sido pagado al empresario.

Sin embargo esto fue desmentido por otra cadena internacional, que dio a conocer que en realidad Rivera no necesitaba “el favor”, ya que desde hacía mucho utilizaba un despacho de abogados que se encargaba de dicho pago.

Después de este hecho, nuevamente una investigación periodística reveló que Peña Nieto plagió textos de más de 10 autores en su tesis para obtener el título universitario de abogado.

Lo que nuevamente ha provocado inconformidad en los mexicanos, quienes no creen que retirar el título sea lo único que debe proceder, por lo que existe una nueva petición en una plataforma electrónica donde se pide también retirarle el grado de Maestría en Administración de Empresas, que obtuvo en 1995 en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), una de las más exclusivas del país.

“Como Instituto de primer mundo, creemos que es necesario poner el justo ejemplo que otros países como Hungría y Alemania han retirado hasta doctorados a funcionarios públicos y ministros, que de igual manera han cometido graves delitos en materia de autoría intelectual durante la culminación de su preparación profesional, obligándolos a dimitir de sus cargos públicos”, señala la petición.