Poder Legislativo será protagonista del cambio político de México: Senador Martí Batres

  • Se trabajará a favor de los acuerdos en un marco de división de poderes y libertades políticas.
  • Se analizará con detenimiento el TLCAN y se cuidará la soberanía del país.

El senador Martí Batres Guadarrama, presidente de la Mesa Directiva, aseguró que desde el Senado de la República se trabajará a favor de los acuerdos y se representará al conjunto plural de esta institución para cumplir con las transformaciones que el pueblo de México demandó el pasado 1 de julio.

Al realizar la declaratoria de constitución de la Cámara de Senadores, para el desempeño de sus funciones en la LXIV Legislatura, destacó que buscará que el Poder Legislativo sea “un gran protagonista del cambio político de México”.

El legislador de Morena dijo que lo anterior se hará en un marco de división de poderes y libertades políticas.

Agradeció el esfuerzo de concertación de senadoras y senadores, a sus bancadas y coordinadores para la conformación de la Mesa Directiva.

Senado trabajará unido en la próxima trasformación de la nación

Momentos antes, la senadora Ifigenia Martínez, presidenta de la Mesa de Decanos, manifestó que, en la etapa constructiva de la próxima transformación, el Senado trabajará para consolidar la democracia política, lograr un desarrollo económico y social compartido, así como en garantizar el sistema de bienestar social que reclama la sociedad mexicana.

En la Sesión Constitutiva de la Cámara de Senadores, la legisladora de Morena aseguró que México vive hoy un cambio político, económico y social, que cristaliza los esfuerzos de años de lucha.

“Las instituciones del país garantizaron y respetaron la voluntad de los ciudadanos y tenemos, por primera vez, un Congreso de la Unión manifiesta y mayoritariamente de una izquierda democrática”, destacó.

Dijo que la responsabilidad que se les ha conferido representa la esperanza de la ciudadanía, por lo que este momento es “una valiosa oportunidad de demostrar que somos una nación donde se respetan y se hacen valer los derechos humanos que a todos corresponde”.

Advirtió que los nuevos legisladores se encuentran en la mira, no sólo del país, sino también en el ambiente internacional, que está pendiente de su desempeño; confiamos que la Cámara de Senadores sea ejemplo de unidad, esfuerzo, congruencia, trabajo y rectitud, subrayó.

Indicó que entre las facultades exclusivas del Senado se habrá de analizar con detenimiento y convalidando, en su caso, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero, precisó, se cuidará que lo acordado no lesione nuestra cultura, las actividades básicas del país, la soberanía económica ni los derechos sociales de los trabajadores mexicanos.

Ifigenia Martínez señaló que la inserción de México en la globalización deberá ubicarse en la perspectiva de nuestro propio plan de desarrollo para fortalecerlo con mecanismos y estrategias que tengan sentido de cooperación y respeto entre los podres Ejecutivo y Legislativo.

Puntualizó que entre las prioridades se encuentra el diseñar una política de desarrollo regional integral, económico y social, con el propósito de lograr un crecimiento incluyente y homogéneo.

La senadora dejó claro que las demandas más sentidas de la población consisten en combatir y erradicar la desigualdad, la inseguridad y la corrupción, por lo que, con la cámara colegisladora, se atenderán los cambios necesarios de la administración pública para cumplir los objetivos del proyecto nacional.

Lo objetivos principales, agregó, serán garantizar la paz social como condición necesaria para impulsa el desarrollo económico y social y un camino de igualdad y fraternidad.

Además, dijo, habrá que orientar los programas sociales sin clientelismos ni intermediarios, en apoyo a la juventud que hoy aspira a una preparación adecuada y a una vida digna; precisar los mecanismos que fortalezcan la unidad nacional, de acuerdo con las modalidades en materia de distribución de los recursos públicos, tanto federales como locales.

Puntualizó que no se debe olvidar el justo reconocimiento a aquellos mexicanos que, en su momento, entregaron su esfuerzo al desarrollo político, económico y social de nuestra nación, así como un apoyo oportuno y suficiente a familias en situación vulnerable.