Pide MC a ex presidentes renunciar a pensión

ExpresidentesAl hacer la propuesta, la diputada Verónica Delgadillo anunció que en el transcurso de las próximas horas, enviará a los ex mandatarios una carta en la que les pide ser sensibles, dignificar la vida pública y renunciar a las partidas del presupuesto que se les destinan mes con mes, sin que lo necesiten.

La bancada del Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados, presentó una iniciativa para eliminar las pensiones de los ex presidentes, que implican un gasto millonario para el país.

Al hacer la propuesta, la diputada Verónica Delgadillo anunció que en el transcurso de las próximas horas, enviará a los ex mandatarios una carta en la que les pide ser sensibles, dignificar la vida pública y renunciar a las partidas del presupuesto que se les destinan mes con mes, sin que lo necesiten.

Las cartas de la congresista están dirigidas a los panistas Felipe Calderón y Vicente Fox; así como a los priístas Ernesto Zedillo, Carlos Salinas y Luis Echeverría.

En la misiva firmada por la diputada Delgadillo García y el coordinador de la fracción, Clemente Castañeda, se les dice a los ex mandatarios que los mexicanos viven en un entorno de desigualdad preocupante, de los más altos en América Latina.

Recordaron que de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), al menos 55 millones de personas viven en pobreza; mientras que el 60 por ciento de los adultos mayores de 65 años no tienen acceso a una pensión que les permita solventar sus necesidades básicas.

Al señalar a los ex presidentes que los gobernantes y ex gobernantes no pueden permitir el dispendio de recursos públicos cuando gran parte de la población sufre pobreza, explicaron que la iniciativa para eliminar las pensiones vitalicias que se les otorgan a ellos, así como los recursos económicos, materiales y humanos de los que gozan, busca atender una exigencia de la ciudadanía y evitar el derroche innecesario del presupuesto.

“De manera respetuosa le pedimos que, con memoria y responsabilidad, renuncie voluntariamente a su pensión vitalicia, al personal de apoyo y todos los privilegios o prerrogativas que son pagados con recursos públicos; porque haber servido a la sociedad no representa, en ningún momento, servirse de ella. Porque hacer lo correcto es estar a la altura de las exigencias que las circunstancias y millones de mexicanos demandan”, argumentaron.

La diputada Delgadillo agregó que la pensión vitalicia a los ex mandatarios también es un rubro poco claro e incluso ilegal, ya que se implementó en gobiernos anteriores a través de acuerdos que carecen e sustento jurídico.

Dijo tener conocimiento, porque no hay datos certeros sobre los montos exactos que se otorgan a quienes han ocupado la Presidencia de la República, de que cada uno de los cinco ex mandatarios que siguen con vida, reciben al mes más de 200 mil pesos, solo por concepto de pensión.

Sin embargo, se les destinan más insumos y recursos para su uso personal y sus familiares más cercanos.

Al hacer una revisión de información publicada por especialistas, escritores, periodistas e investigadores, la congresista apuntó que entre otros privilegios, los ex presientes mexicanos tienen acceso a personal de seguridad para ellos y sus familias, a la protección del Estado Mayor Presidencial, a escoltas, asistentes y personal operativo.

De igual modo, se sabe que tienen acceso a seguros de vida y seguros de gastos médicos mayores.

Insistió en que legalmente, no hay ninguna norma o disposición que obligue a pagar pensión a los ex presidentes. Expuso que solo se conoce del registro de un par de acuerdos que datan de 1987 y de la época de Carlos Salinas de Gortari, que nunca se publicaron en el Diario Oficial de la Federación y que no fueron firmados formalmente, por lo que en términos jurídicos carecen de validez.

Por ende, insistió, las pensiones a ex mandatarios son ilegales, están fuera de la norma y en especial, se trata de gastos injustificados y que representan un agravio para la población, que debe trabajar hasta los 60 años de edad o más, para acceder a una pensión que ni siquiera cubre el monto de su sueldo más alto, y que por el contrario, apenas alcanzan el 40 por ciento del salario con el que se jubilaron.

Remarcó que el tema genera mayor indignación, ante el hecho de que solo cuatro de cada 10 trabajadores mexicanos tendrá derecho a cobrar una pensión, y eso después de que cumplan 65 años.

Especificó que por lo anterior, la propuesta de reforma al artículo 83 de la Constitución, consiste en establecer expresamente que los ex presidentes no tendrán derecho al pago de una pensión vitalicia ni a servicios, bienes y privilegios que impliquen un gasto público.