Pensiones de expresidentes mexicanos no las tiene ni Obama: AMLO

El líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, presentó un cuadro comparativo de la pensión vitalicia que reciben los exmandatarios de diversos países, y afirmó que las pensiones de los expresidentes de México “no las tiene ni (Barack) Obama”.

La lista la encabeza el mexicano Felipe Calderón, con una pensión de 54 millones 262 mil 111 pesos, seguido del expresidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien percibe (en pesos) 22 millones 847 mil 184.

En el tercer puesto está el exmandatario chileno Sebastián Piñera, con 10 millones 126 mil 910.82 pesos, y luego el expresidente del Reino Unido, Gordon Broen, con 3 millones 859 mil 759 pesos, seguido del colombiano Alvaro Uribe, quien recibe 2 millones 460 mil 257 pesos, mientras que el español José María Aznar cobra 2 millones 166 mil 450 pesos.

A pie de la imagen se señala que la pensión del expresidente Felipe Calderón no incluye la cuantificación de las reformas que se hicieron en 2012, ni los beneficios que recibe de la Oficina de la Presidencia de la República.

En el caso de España, no se colocó al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero porque eligió el cargo de Consejero Permanente de Estado, aunque, según el documento, posteriormente puede regresar a cobrar su pensión vitalicia.

Horas antes de dar a conocer esa lista, López Obrador publicó en su cuenta de Facebook: “Calderón dice que donará su sueldo como expresidente, pero eso solo significa el 8% de todo lo que recibe de pensión. Es decir, en vez de 54.2 millones de pesos, costará mantenerlo 50.8 millones al año, sin considerar otras canonjías”.

Y presentó otro cuadro cuyas percepciones se basan en el Acuerdo 7637 del 25 de noviembre de 1976 y el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2017, del Tomo IX “Analítico de Plazas y Remuneraciones. En ese documento se indica que “al costo de las percepciones ordinarias se le agregó el 30% del riesgo”.

Añade: “No se encuentran cuantificados otro tipo de beneficios, como el pago mensual de servicios telefónicos nacionales, telefonía móvil y larga distancia; derecho a un automóvil para él, otro para su esposa, uno para sus hijos, tres automóviles para sus escoltas, pago de tenencia, verificación y gasto de mantenimiento de los automóviles. También se les cubren los servicios públicos domiciliarios para sus residencias, además del predial y servicios de jardinería, luz y limpieza sin olvidar los bonos.

“El 30 de noviembre de 2012, último día de su gobierno, Felipe Calderón reformó el reglamento del Estado Mayor Presidencial para poder garantizarse la atención médica para él y los miembros de su familia en el Cuerpo Hospitalario de ese cuerpo y ampliar el número de elementos de 103 a 425 elementos, pero estimaron que en 2017 el gasto asignado a esta prestación irregular será de 500 millones de pesos, considerando únicamente las 435 personas adicionales que ocupa Calderón para su seguridad y la de su familia”, concluye.