Peña Nieto: “La oposición no está lista para ser Gobierno”

El presidente de la República aprovecha el aniversario del PRI para advertir sobre el avance de López Obrador

Peña Nieto ha entrado en campaña. El presidente mexicano aprovechó el aniversario 88 de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), para advertir sobre el avance de la oposición en la carrera rumbo a las presidenciales de 2018. “Hay riesgos de retroceso. Hoy, como hace seis años, resurgen las amenazas: la parálisis de la derecha o el salto al vacío de la izquierda demagógica”, dijo el mandatario.

Peña Nieto presidió los festejos del PRI en las oficinas del partido, en el centro de la Ciudad de México. El presidente estuvo arropado en sus horas más bajas, cuando enfrenta una aprobación de solo 12%. “Estar con los nuestros permite renovar el ánimo… me reconforta regresar a casa”, dijo el presidente, cuyo discurso era interrumpido por vítores y porras de militantes y altos cargos del partido.

El mandatario afirmó que ganar es el único “plan y estrategia” del PRI para 2017. Peña Nieto aseguró que su partido conseguirá las gobernaturas del Estado de México, su entidad natal y donde la organización ha postulado a su primo, Coahuila y Nayarit, además de una mayoría de alcaldías de las 212 que estarán en disputa en Veracruz. Todos estos procesos, sobre todo el del Estado de México, la entidad más poblada del país, son una importante antesala a las elecciones de 2018 y medirán la potencia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador.

La palabra unidad marcó el discurso de Enrique Peña Nieto en el auditorio Plutarco Elías Calles. El presidente pidió paciencia a los militantes y les recordó que en la política las cosas no siempre salen como se planean. Recordó entre sonrisas dedicadas a César Camacho, quien lo antecedió como gobernador del Estado de México, que buscó hasta cuatro veces ser abanderado del PRI algún cargo. “Hay momentos en los que la puerta no se abre como uno quisiera”, dijo. Peña Nieto pidió a los dirigentes y a los candidatos a gobernadores trabajar “por la inclusión de los priístas leales”. De esta forma, el mandatario dirigió un mensaje a las bases para que eviten una desbandada que pueda nutrir a otros partidos, entre ellos Morena.
“El futuro de México está en juego en las elecciones de este y el próximo año”, afirmó el presidente. Peña Nieto reconoció que en el ambiente se percibe el ánimo de relevo. “La disputa ya está presente y se siente”. En su discurso, el mandatario no tuvo que nombrar a López Obrador, que lidera las preferencias electorales para el próximo año.

El avance del líder de la izquierda, dos veces excandidato por el PRD, representa para Peña Nieto un riesgo para su legado. El presidente defendió antes sus simpatizantes el programa de reformas que sacó adelante su Gobierno iniciado en diciembre de 2012. Desde entonces, el PRI aprobó modificaciones constitucionales junto al PAN y al PRD en materia educativa, política y fiscal. Además, abrió el sector energético a la inversión privada y permitió la competencia en las telecomunicaciones. “Ningún otro partido ha promovido y concretado tantas transformaciones como lo ha hecho el PRI”, dijo Peña.

Ese programa de reformas también le ha generado impopularidad al presidente. El Gobierno del PRI había prometido a los mexicanos que la apertura del mercado energético se traduciría en beneficios para los ciudadanos. Sin embargo, el país inició 2017 con un aumento al precio de la gasolina. El presidente defendió nuevamente las decisiones “difíciles” que su Administración ha tomado “por el bien de México”. “A diferencia de los últimos gobiernos de la oposición nosotros sí nos atrevimos a asumir los costos de transformar al país”, dijo el mandatario. Y agregó: “Entendimos que la popularidad es efímera mientras que la responsabilidad trasciende”.

Finalmente, el presidente dijo que el papel que los partidos de la oposición han asumido en el tema del gasolinazo demuestra que “siguen sin estar listos para ser Gobierno”. “Exhibieron su oportunismo político demandado subsidiar la gasolina con un total desconocimiento de las finanzas públicas y una falta de visión de Estado o, simplemente, que están dispuestos a sacrificar la viabilidad económica del país para ganar un aplauso fácil”. Los tambores de guerra rumbo a 2018 comienzan a sonar.