Constructora Homex: entre fraudes y pérdidas millonarias

La constructora de vivienda Homex llegó a un acuerdo para liquidar los cargos en Estados Unidos, después de que se descubriera que reportó ventas falsas para aumentar sus ingresos en un fraude contable que se estima en 3,300 millones de dólares.

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) informó que utilizó imágenes satelitales para demostrar que Homex ‘infló’ la cifra de alrededor de 100,000 casas y “ni siquiera había comenzado a preparar el terreno de muchas de las casas por las que reportó ingresos”.

La SEC alega que Homex incrementó el número de casas vendidas durante el período de tres años en aproximadamente 317% y sobrevaloró sus ingresos en 355% y de acuerdo con las imágenes de satélite del proyecto muestran que todavía estaba en gran parte sin desarrollar y la gran mayoría de casas supuestamente vendidas permanecieron sin construir.

De acuerdo con la queja de la SEC, Homex presentó el equivalente mexicano a la protección de bancarrota en abril de 2014 y surgió en octubre de 2015 bajo nueva propiedad de acciones.

“Como alegado en nuestra queja, Homex privó a sus inversionistas de resultados financieros exactos y confiables divulgando los números dominantes que eran casi completamente compuesto”, dijo a Stephanie Avakian, director de actuación de la división de la aplicación de la SEC.

Sumado a esta acusación en Estados Unidos, la viviendera mexicana reportó al inicio de esta semana, una pérdida neta de 6,979 millones de pesos, debido a un nivel bajo de operaciones y al reconocimiento de impuestos sobre la renta.

En información relevante enviada a la Bolsa Mexicana de Valores, Homex informó que hizo el pago de 4,878 millones de pesos en impuestos sobre la utilidad y para el periodo de doce meses acumulado al 31 de diciembre, 5,041 millones.

En 2016, la compañía reportó ingresos por 912 millones de pesos, obtenidos principalmente de la escrituración de 1,484 unidades, un incremento de 335% respecto al 2015.

Además, su deuda ascendió a 5,531 millones de pesos, cifra que refleja los efectos de los convenios concursales aprobados, líneas de crédito revolvente adquiridas durante el ejercicio con instituciones financieras y deuda garantizada no capitalizada, de acuerdo con la compañía.