A 3 años del caso Ayotzinapa, el gobierno sigue sin conocer el paradero de los normalistas

A días de cumplirse 3 años de la desaparición de los 43 estudiantes, su situación y paradero continúan siendo desconocidos, de acuerdo con el Mecanismo de seguimiento del asunto Ayotzinapa, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que realizó una visita a México entre el pasado 28 y 30 de agosto.

La CIDH informó en un comunicado que la Procuraduría General de la República informó a la delegación que asignaron un equipo de más de 90 personas de forma exclusiva para esta investigación, por lo que “confía en que esta potencialidad se traduzca en resultados que acerquen a la verdad sobre lo ocurrido el 26 y 27 de septiembre de 2014”.

Según la Comisión, los trabajos que la PGR ha realizado en relación con la información telefónica de los estudiantes de Ayotzinapa dan “certeza de que los teléfonos y chips de los normalistas fueron utilizados tiempo después de la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014”, lo que corrobora que hay pruebas suficientes para descartar que los aparatos de comunicación hayan sido quemados en el basurero de Cocula.

Además, valoró positivamente la continuidad en el empleo de la tecnología LIDAR para la búsqueda de los estudiantes desaparecidos, y llamó al gobierno de México a crear una base de datos de fosas en Guerrero que pueda ser replicada en todos los estados del país.

La CIDH señaló que la línea de investigación sobre la posible conexión de los hechos con el traslado de estupefacientes o dinero a Estados Unidos sigue siendo de suma importancia y debe profundizarse.

Sobre la atención de las víctimas, la CIDH reconoció la celebración de un acuerdo mediante el cual establecen medidas de ayuda en materia de atención médica y asistencia, a favor del normalista Aldo Gutiérrez Solano, herido de bala en la cabeza la noche del 26 de septiembre de 2014.

La Comisión exhortó al Estado mexicano a priorizar pruebas y diligencias en relación con la ubicación del quinto autobús.

Durante su visita, la delegación de la CIDH se reunió este 29 de agosto con autoridades mexicanas, quienes reiteraron que “se continuará trabajando para agotar todas las líneas de investigación”.

En el encuentro donde estuvieron presentes funcionarios de PGR y de las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación, así como algunos padres de familia de los normalistas desaparecidos y defensores de derechos humanos, el gobierno reafirmó su compromiso “con la búsqueda de la verdad y la justicia, así como la cooperación con los mecanismos internacionales de derechos humanos”.

En el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que se celebra este 30 de agosto, la CIDH reiteró su preocupación por “los niveles críticos que ha alcanzado la desaparición de personas en el territorio mexicano, con más de 30.000 personas no localizadas, por lo que urgió al gobierno a contar a la brevedad con una Ley General contra la Desaparición Forzada.